O minis

Miniaturas, figuras… creación.

Arpías

En este artículo muestro como hacer una unidad de arpías en plástico para utilizar en un ejército de Hombres Bestia a partir de ungors y alas de las gárgolas tiránidas. Adicionalmente utilizo cabezas de dríades de los elfos silvanos para feminizarlas un poco más.
Para el cuerpo me basé en el de los ungor de la edición anterior por no tener tantos detalles como los nuevos, así dan la sensación de ser más salvajes; para “descivilizarlos” aún más, les quité los “taparrabos” con una cuchilla de modelismo.
A continuación, para seguir con la feminización de los torsos, con pequeñas bolitas de masilla les esculpí pechos. Para estilizarles el cuello, con un taladro manual les hice pequeños agujeros en la base del cuello para insertarles trozos de varillas de bronze, lo que además me permitiría anclar mejor las cabezas de dríades que no tienen cuello; rodeé las barillas con masilla para esculpir y definir mejor la forma del cuello. Para acabar los pechos, una vez seca la masilla puse pequeñas bolitas de masilla aplanadas para hacer de aureolas; y una vez secas puse otras bolitas aún más pequeñas para los pezones. Finalmente reesculpí los gluteos para así realzar la curvas.
Aunque para las cabezas se podrían reutilizar las propias cabezas de los ungors, en este caso conseguí cambiarlas con un jugador de elfos silvanos por cabezas sobrantes de dríades; de esta forma las arpías tendrán el punto de mezcla entre femenino y sobrenatural.
La figura original de arpías tiene brazos y alas diferenciadas, pero siguiendo la imagen clásica preferí hacer que los propios brazos ya sean las alas, así que para que estubieran bien detalladas escogí las alas de las gárgolas tiránidas. Al ser demasiado grandes, primero tuve que cortarlas para acortarlas. Para quitarles el aspecto quitinoso, esculpí pelo con masilla. Después me di cuenta que quedaban “poco peligrosas”, así que corté un poco de masilla para poder poner garras de dríades y de zombis del cajón de restos. Finalmente acorté el brazo para que la figura no quedase tan descompensada.
Para unir las alas al cuerpo de una forma firme, también las anclé mediante un pequeño trozo de varilla de bronce a través de dos pqueños agujeros en los hombros y la base de las alas.
Y finalmente, la unidad pintada.
20 marzo, 2012, por Kayl Blackwulfen

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies