O minis

Miniaturas, figuras… creación.

Ogretes de la Guardia Imperial

Con la salida del ejército de Reinos Ogros para Fantasy, los Generales de la Guardia Imperial tenemos la posibilidad de ampliar nuestras filas con ogretes de una forma mucho más económica comparados con los ogretes clásicos de plomo (6 ogros de plástico = 30€ vs. 6 ogretes de plomo = 78€).

Este artículo está inspirado en la conversión realizada por Nicolas Patey, aunque al utilizar los Subdestripadores originales pedidos a Venta Directa, su conversión se encarece demasiado. Por eso he utilizado Cañones Automáticos, un arma más asequible ya que sale en la matriz de armas pesadas de Cadia.

Para realizar la conversión necesito, aparte de una caja de regimiento de Ogros Toro, seis cañones automáticos (en este artículo he utilizado tres de plomo de la edición anterior y tres de plástico de la nueva matriz de armas pesadas), complementos de la Guardia Imperial (mochilas de la matriz de armas pesadas, cargadores de repuesto para cañones automáticos, cantimploras, cuchillos… También he utilizado cartucheras grandes de los Marines Espaciales), y las herramientas habituales (limas, cuchillas de modelismo, masilla y pegamento).

Primero deberemos recortar el plástico alrededor de los huecos de los torsos de los ogros y rellenarlos. En vez de utilizar masilla verde, hemos utilizado pasta modelar DAS: más económica (1,50€ los 500g) y fácil de conseguir en cualquier papelería, aunque al ser muy arcillosa no es buena para hacer detalles pequeños, pero suficiente para rellenar o hacer elementos de escenografía ya que se puede cortar y lijar sin problemas.

En una de las figuras, hemos puesto pasta de más para simular una barriga y hacer así un ogrete más “veterano”.

A continuación modifico las botas para que parezcan más militares rebajando las punteras, rellenando de masilla el calzado y añadiendo hebrillas a los laterales.

Para pulir y rematar los cuerpos, modelo la entrepierna del pantalón y las abdominales con masilla verde.

En las propias matrices de los Ogros Toro, en los cubretripas, vienen hebrillas, pero no suficientes ya que necesitamos seis (justo las que vienen en las matrices) para los cinturones y otras doce para las botas.

Para solucionarlo creo un molde en masilla para poder replicarlas. Para hacer el molde primero necesito quitar una hebrilla de un cubretripa y después hacer una pequeña pelota de masilla. Cuando se haya endurecido un poco la pelota (antes el molde no se haría bien porque se engancharía la masilla al plástico) mojo un poco la hebrilla y presiono fuerte la cara que queremos duplicar contra la masilla. Como está mojada la superficie y la masilla ya está un poco endurecida no se engancharán, pero quedará la forma.

Una vez seco el molde (deberemos esperar al menos un día para asegurarnos) hago pequeñas pelotas de masilla para obtener la forma de la hebrilla. Estas pelotas hay que dejarlas secar un poco (al menos una hora) antes de aplicarlas al molde. Igual que antes, hay que mojar levemente con un pincel la superficie del molde antes de aplicar la masilla para evitar que se peguen las superficies. Con un objeto pequeño y plano (como por ejemplo la base de una cuchilla de modelismo) haremos fuerza para que la pelota coja bien la forma de la hebrilla.

Después que las hebrillas de masilla verde se hayan secado bien (un día al menos) podremos recortar los bordes y poner las hebrillas en las botas.

Otros detalles adicionales que añado a las figuras son, por ejemplo, tirantes o arneses de donde cuelguen cartucheras o granadas, camisetas y gorras, pelo e incluso un puro al oficial.

Una vez preparados los cuerpos, entramos en las armas. Como he comentado antes en esta conversión hemos utilizado cañones automáticos de la edición anterior (de plomo) y nuevos (de plástico). Hemos escogido esta arma tanto por su estética de arma de proyectiles como por su tamaño. Un bólter pesado también serviría si no fuese porque recuerda demasiado a la estética marine. Sin embargo el cañón automático es demasiado largo para pasar por un arma portátil (a la escala ogrete, por supuesto) de asalto, así que recortamos el cañón. Además, al modelo de plomo recorto la base que se engancha con la cureña y le añado una culata hecha a partir de la matriz de peanas.
Con las armas ya preparadas, podemos empezar a armar a los cuerpos. Aunque en la matriz de ogros toro no hay mucha variedad de posturas de armas (brazos flexionados 90º o 135º), en la matriz del grupo de mando tenemos una mano haciendo eco, que puede ir muy bien al cabezadura, un brazo estirado hacia adelante para ponerle la mano con el cepo, que también queda muy ogrete pero se puede utilizar para sostener un arma, y el brazo del portaestandarte, que se puede limar fácilmente el detalle que cuelga del mástil y obtener así una tercera postura de brazo. Así sólo queda mirar las diferentes combinaciones al gusto del consumidor. Y por último, poner los complementos.
Y este fue el resultado final.
29 diciembre, 2006, por Kayl Blackwulfen

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies